Lienzos del campo mallorquín en otoño


 

Es curioso como una isla de unos pocos miles de kilómetros cuadrados puede tener una orografía tan variada. Mallorca son varias islas en una sola. Al noroeste, una isla abrupta, de impresionantes acantilados y calas rocosas donde la sierra de Tramontana preside orgullosa, toda ella rodeada de vegetación de alta montaña. Un paisaje que contrasta con las playas de arena del resto del litoral y sus interiores secos, con encinas, pinos, y los cultivos de olivos y de almendros.

Vista desde el aire, la isla recuerda a una de esas preciosas alfombras de la artista argentina Alexandra Kehayoglou, en tonos tostados y distintos verdes, como aquella que allá por 2015 hizo para el desfile del diseñador belga Dries Van Noten.

Volvimos a recordar aquellas alfombras cuando nos encontramos con este par de cuadros en un mercado local de la isla. El tipo que me los vendió me dijo que los había pintado una artista amiga suya, Anne, que después de una larga temporada en la isla había decidido volver a su país. Intuí por cómo lo contó que Anne era algo más que una amiga, y que él no se quedó muy contento con su decisión de volver, pero eso entra ya en el campo de las suposiciones.

No podemos decir mucho de la técnica, pero sí asegurarte que estos cuadros te transmitirán esa luz que tanto añoramos de nuestra querida isla, una luz de atardecer de comienzos de otoño, cálida, pero que ya no quema. Cuelga el lienzo en tu pared favorita, así, sin más, o apóyalo en ese mueble que tanto te gusta. Si combinas los dos lienzos, te verás ya allí, en medio del paisaje, sin haber comprado si quiera ningún billete de avión.

MEDIDAS

-Pequeño: 33 x 24,5 cm. -Grande: 35 x 27,5 cm.

En perfecto estado.

Paisajes de Mallorca en otoño. lienzo sin marco

 ---

¿Quieres ver más fotos de los lienzos? Pincha aquí (English version)

SIGN UP TO OUR NEWSLETTER AND GET 10% OFF YOUR NEXT PURCHASE