'Espardenyes' de Ibiza



Cuando Isabel comenzó a fabricar “espardenyes” ibicencas hace 10 años la artesanía parecía algo pasado de moda. Una señora del pueblo donde vive en Ibiza, que entonces tenía más de 70 años, le enseñó a hacer estas sandalias. Por esas fechas solo se utilizaban para los bailes regionales. A nadie se le ocurriría vestirlas para salir a la calle.

No sé sabe muy bien de cuándo datan las “espardenyes”. Se dice que el Archiduque Luis Salvador de Austria ya las calzó en el XIX en sus visitas a la isla. Esta “espardenya” calada es la más tradicional, la que hace décadas utilizaban los campesinos para trabajar en el campo.

La elaboración de una “espardenya” no es ni de lejos un trabajo fácil, sino que se trata de un proceso laborioso, que requiere de mucha pericia.

Primero ha de extraerse la fibra natural de la pitera. Las hojas se cortan y se rayan a mano hasta conseguir unos hilos muy finos con los que se crea el cordellí -el cordón con el que se teje el diseño de la sandalia-. "El cordellí lo hacen tres señoras de más de 80 años, y tardan dos o tres días”, nos cuenta Isabel.

Con ese cordellí ella teje lo que finalmente será la “espardenya” sobre una suela de yute forrada de caucho. Cada par requiere de 25 metros de cordellí y un día entero de trabajo.

Cuidados para tus 'espardenyes'

Para limpiarlas humedécelas un poco con una gasa o un algodón empapado en agua (una cantidad mínima de agua porque encogen). Impregna las manchas de zumo de limón y espera hasta que desaparezca la mancha. Toda la zona se pondrá muy blanca para luego volver a su tono original. Retira finalmente el limón con un poco más de agua.

Nunca dejes secar al sol tus “espardenyes” porque amarillearán. Es mejor un lugar con ventilación y a la sombra.

***

More info in English about Ibizan 'espardenyes' here

 

SIGN UP TO OUR NEWSLETTER AND GET 10% OFF YOUR NEXT PURCHASE